U na vez hemos logrado llevar nuestro negocio a una página web, entramos al mundo del e-commerce (comercio electrónico), donde vendemos nuestros productos o servicios a través de internet.

En este artículo vamos a repasar algunos puntos importantes para tener en cuenta al momento de subir productos a la web, y que, de esta manera, nuestro comercio electrónico triunfe. Es importante aclarar, que existen distintos tipos de productos, como variables, agrupados, etc. Que pueden poseer otros puntos a tener en cuenta, sin embargo, acá se encuentra una visión entandar para todo tipo de productos.

Primero, antes de publicar el producto en sí, debemos tener en cuenta dos puntos importantes:

  • Categoría: Una categoría es una clase que nos ayuda a clasificar, en este caso, nuestros productos. Por ejemplo, si nuestro producto es un Pantalón de Tela, la categoría que le corresponde es Pantalón. Entonces, debemos verificar que la categoría del nuevo producto a agregar está creada. Si no está creada, debemos hacerlo.

 Esto nos permitirá darle una mejor experiencia al usuario, permitiéndole buscar productos por las categorías que al él le interesen.

  • Presentación: Este punto se refiere, por un lado, a un título simple, que tenga las palabras justas y necesarias para reconocer el producto, y por otro lado a una buena imagen, que posea una resolución correcta para darle una buena presentación al producto y llamar la atención del cliente.

Teniendo solucionados los dos puntos anteriores, podemos proceder a publicar nuestro producto, agregándolo a la categoría que le corresponda, asignándole el título elegido e incorporando una imagen de buena calidad.

Ahora, podemos centrarnos en temas más referentes al producto en específico:

  • Precio: Es importante que el producto tenga un precio para ser visto por los clientes, cabe mencionar, que los productos pueden poseer precios especiales (descuentos) los cuales incluso pueden ser activados en ciertos horarios.

Si al momento de subir el producto aún no hemos decidido el precio, lo mejor es mantener el producto oculto, con la finalidad de que los clientes no se encuentren con un producto sin precio o precio 0.

  • Descripción: Es importante ya que aquí es donde puedes extenderte en describir bien el producto, sin excederse. Si el cliente tiene alguna duda con el producto, irá a la descripción, donde puedes dar los detalles del producto.
  • Inventario: Por último, el inventario permite tener el control de cuántas unidades existen del producto en específico, ayudando, tanto a ti, como al

potencial cliente. A ti te permitirá controlar cuando debes adquirir o fabricar nuevos productos, y al cliente, saber si quedan disponible la cantidad de producto que el desea.

Finalmente, resueltos los puntos, tendremos una tienda con productos bien presentados, fáciles de entender, nutridos con la información precisa, y bien clasificados, lo que, sin ninguna duda potenciará nuestro e-commerce.

Autor: Ignacio Baeza Torres.